Seguí a esta hermosa morena borracha a su casa ya que me dijo que iba caliente y que quería catar una buena polla, pero resulta que de la borrachera que ya llevaba de por si ni siquiera sabía donde estaba su casa, por lo que opte por follármela allí en medio. Primero fue un beso bastante caliente que en seguida le mojo su coño peludo y en cuanto dispuse de un pequeño espacio comencé a follármela sin importarme que alguien apareciera y nos pillara, dejandole de regalo una buena corrida en la cara por parte de mi polla.