entrada_114Encontré a esta simpática chica japonesa sentada en los lavabos públicos del centro comercial completamente borracha, por lo que decidí aprovechar la ocasión y no desperdiciar la ocasión de follarme un coño tan delicioso como el que tenía delante. Me la lleve a mi casa y cuando la tenía en la habitación le explique que quería disfrutar un poco de su coño húmedo y peludo, que sin ningún problema me enseño y me dejo probar sin ningún tipo de problema follándomela finalmente mientras ella no sabía ni siquiera donde estaba.