Era la primera vez que estaba con un chico, pues a mis 22 años me encontraba que todas mis amigas habían perdido la virginidad y yo seguía estando intentando conocer a un chico al cual ofrecer mi virginidad. Viendo que no conseguía lo que yo quería decidí tirarme a la piscina y conocer a un chico medianamente guapo y que fuera atento conmigo para que aunque no estuviera enamorada ofrecerle mi coño para que hiciese lo que quisiera. Y la cosa acabo bastante bien aunque al principio me dolió un poco, pero finalmente conseguí disfrutar de un buen polvo con mi chico de un día.